Top 5 – “Fuerzas de Operaciones Especiales Más Letales de Venezuela”

1.166

5. Grupo B.A.E. (Brigada de Acciones Especiales )


La Brigada de Acciones Especiales es una unidad elite, con el cual se presta apoyo táctico directo a los funcionarios en situación de peligro, en áreas rurales, urbanas, en situaciones de alto riesgo, toma de rehenes, secuestros. Se colabora también con comisiones de Anti-Drogas, aprehensión de delincuentes de alta peligrosidad, delincuentes atrincherados que poseen armas largas y cortas.

 

4. “Escuadrón CSAR del Grupo Aéreo de Operaciones Especiales No.10”

El 24 de marzo de 1986 se creó el Departamento de Búsqueda y Rescate (SAR), el cual dependía de la División de Seguridad Aérea de la Inspectoría General de la FAV, luego en 1990 es transferido al Comando de Operaciones Aéreas y finalmente, el 31 de marzo de 1995 el Departamento SAR pasó a depender del Grupo de Operaciones Especiales No.10, como el Escuadrón CSAR (Escuadrón 103). 

Su misión es planificar y ejecutar operaciones de búsqueda y rescate de personal y aeronaves militares y civiles en el territorio nacional e internacional, tanto en tiempo de paz como en conflicto. Su armamento individual incluye las normalizadas de la FAN y armas especiales como rifles de francotiradores. 

Los miembros de esta unidad están preparados para enfrentar cualquier situación posible, es por eso que los aspirantes deben realizar una serie de cursos para poder ser plaza de esta elitista unidad CSAR: Cazador contraguerrilla; operaciones especiales (curso del Grupo de Acciones de Comando de la Guardia Nacional o el equivalente internacional); básico de helitáctica y asalto aéreo; paracaidismo básico y de caída libre militar; supervivencia de combate en mar, costa y selva; curso básico de rescate en agua, superficie y montaña; evacuación aero-médica; emergencias médicas pre-hospitalarias submarinismo militar; explosivos y demoliciones; sabotaje y combate urbano. 

 

 3. “507 Batallón de Fuerzas Especiales Coronel Domingo Montes “
Este batallón posee una altísima efectividad de despliegue al ser trasladado en solo horas a la frontera venezolana cuando la situación lo amerita. Fue creado en 1981 junto a la Escuela de Operaciones Especiales, quedando asignado a esta, hasta 1986 que fue acantonado en el fuerte Guaragua en El Guri, Estado Bolívar y encuadrado en lo que es hoy la 5ta. División de Infantería de Selva (C.G. Ciudad Bolívar). Entre sus funciones esta la de neutralizar, destruir y hostigar la retaguardia enemiga, sus líneas de suministros, bases y líneas de avance haciendo uso máximo de su fuerza y recursos. Posee presencia permanente en las fronteras venezolanas y actúa en conjunto con los Teatros de Operaciones, en acciones Contra Insurgencia y otras que sean requeridas según sea el caso. Este batallón fue escogido para actuar durante la crisis generada por la incursión de la corbeta colombiana Caldas al territorio venezolano en agosto de 1987. La misión que le fue asignada a esta unidad, fue la de incursionar por vía aérea a la Guajira colombiana y preparar el terreno para el ataque de tropas venezolanas en la zona. A pocas horas de ejecutarse la incursión, la misión fue cancela a raíz del retiro de las naves colombianas de las aguas del Golfo de Venezuela. 

El 507 Batallón de Fuerzas Especiales Coronel Domingo Montes ha participado en ejercicios conjuntos con sus homólogos franceses además de Estados Unidos, Colombia, Brasil, Guatemala, Bolivia y otros países. El propósito de este intercambio es conocer las técnicas de supervivencia y de combate en selva ecuatorial de cada parte, con el fin de aprovechar y compartir la experiencia y la pericia mutua, además de que las fuerzas venezolanas especiales desarrollan un nivel de expertos y son líderes en este ámbito. Esta capacidad venezolana justifica el interés que despierta en el ejército francés y de otros países que acuden de manera regular a capacitar sus miembros en Operaciones Especiales en nuestro territorio. El constantemente entrenamientos de sus profesionales le ha permitido visualizar variadas técnicas y tácticas empleadas en las operaciones ejecutadas por las Fuerzas Especiales. 
El lema de esta unidad es: “Los Comandos nunca mueren” 

2. “42 Brigada de Infantería Paracaidista”

La 42 Brigada de Infantería Paracaidista es una brigada del componente Ejército Nacional de Venezuela.
Fuerzas aerotransportadas del Ejército Nacional de Venezuela, cumpliendo roles de suma importancia, caracterizadas por su participación en diversas operaciones relevantes y secundarias, entre ellas su ayuda en la tragedia de Vargas en 1.999, ayuda humanitaria en Nicaragua a finales de la década del 80. Es una de las unidades más importantes y famosas del Ejército venezolano. Caracterizada históricamente por su boina roja. Utilizan como arma principal estándar el fusil de asalto |AK-103| de culata plegable para sus operaciones aerotransportadas. Sus integrantes son entrenados, capacitados y equipados para cualquier tipo de misión que deban cumplir.
Fue creada en el año 1949 y era una unidad táctica adscrita la Fuerza Aérea Venezolana. A principios de los años 90 participó en los procesos de paz de Centroamérica, bajo bandera de la ONU (en calidad de “Cascos Azules”), específicamente en Nicaragua. Tropas paracaidistas fueron empleadas en tareas de seguridad, en zonas devastadas y aisladas por la tragedia de El Limón (Venezuela) en septiembre de 1987, y la Tragedia de Vargas de 1999.
Esta unidad ha sido protagonista de los sucesos más trascendentales de las últimas dos décadas en Venezuela, al verse involucrada primero en la intentona del Golpe de Estado del 4 de febrero de 1992, uno de cuyos batallones fue comandando por el teniente coronel Hugo Chávez Frías, ex-presidente de la República Bolivariana de Venezuela y luego al ser la unidad sobre la cual recayó el rescate presidencial en la Isla de la Orchila (en el Caribe Venezolano) la madrugada del 14 de abril de 2002, en la “Operación Restitución de la Dignidad Nacional”, comandada por el entonces general, que sería posteriormente comandante General del Ejército y luego ministro de la Defensa, el general en jefe Raúl Isaías Baduel

1. Comando de Operaciones Especiales Generalísimo Francisco de Miranda

El Comando de Operaciones Especiales Generalísimo Francisco de Miranda, tiene su origen en la Compañía de Incursores de la Escuadra y en la Unidad de Reconocimiento de la Infantería de Marina. La primera creada en 1974 y la segunda un año más tarde. Ambas unidades se fusionaron en marzo de 1982, para formar la Unidad de Operaciones Espaciales de la Armada (UOPE), la cual quedó adscrita al Comando Naval de Operaciones y destacada en el apostadero naval Capitán de Fragata Tomás Vega, ubicado en la bahía de Turismo, Estado Aragua. Tras el intento de golpe de estado del 27 de noviembre de 1992 la unidad fue desdoblada, pero en 1994 fue nuevamente reagrupada con los elementos del UOPE y se formó el Comando de Operaciones Especiales, el cual quedó incorporado a la Infantería de Marina y fueron asignados a la base naval Mariscal Juan Crisóstomo Falcón, en Punto Fijo, Estado Falcón. En el año 1998 vuelven al apostadero de la bahía de Turiamo, donde actualmente esta su cuartel general. Este Comando esta al mando de un capitán de fragata y sus capacidades están la de realizar incursiones por mar, tierra o aire al territorio enemigo, sabotajes, ataques puntuales a posiciones fuertemente defendidas y reconocimiento detrás de las líneas enemigas. 

La organización de este Comando está conformada por unidades de buceadores de combate, incursores anfibios, paracomandos y de embarcaciones especiales. Para sus cometidos, cuentan con sofisticados sistemas de armas de asalto, visión nocturna, lanchas para operaciones especiales, Wave Runners, botes tipo Zodiac y demás embarcaciones, fusiles de alta precisión para grandes distancias y equipos de buceo que reciclan el oxígeno, los cuales no permiten escapar burbujas de aire y ser detectados por el enemigo. 

Cualquier suboficial profesional de carrera de la Armada puede ingresar por su propia voluntad a esta unidad, pero de antemano tiene que estar consciente de que enfrentará misiones extremas y de gran complejidad. El entrenamiento especial y diario de cada uno de los individuos pertenecientes a esta unidad les permite desarrollar ciertas capacidades que para cualquier persona pudieran ser sorprendentes. Sólo 5% de los aspirantes que ingresan a la Infantería de Marina, pasan a formar parte del Comando de Operaciones Especiales Francisco de Miranda. Esta es una unidad que puede intervenir en diferentes ambientes y teatros. Cada uno de sus integrantes está capacitado para actuar desde el aire, agua y tierra. El fuerte entrenamiento dura unos seis meses, luego se tiene que aprobar con éxito sus tres fases: acuática, terrestre y aérea. Sus capacidades van desde poder sobrevivir veinte días en alta mar sin ningún tipo de provisión, pasando por destruir un blanco con extrema precisión a unos dos kilómetros, hasta tareas de reconocimiento por un lapso indefinido. Pueden cumplir la misión con el mínimo de recursos. Este infante debe estar entrenado física y mentalmente para actuar bajo las condiciones más adversas. 

El COPEMI puede llevar a cabo liberación de rehenes, neutralización de blancos tácticos y estratégicos, destrucción de laboratorios para el procesamiento de droga, así como de cualquier sembradío, y el empleo de francotiradores en apoyo a misiones especiales, entre otras actividades. Llegando a actuar activamente en las operaciones Sierra, que se efectúan en Perijá, y en el rescate de rehenes, entre otras actividades que lleven la clasificación de especial. 

En una operación tipo, una unidad del Comando de Operaciones Especiales de la Armada, compuesta por seis hombres, serían infiltrados de noche, ya sea por aire o mar, muy cerca del objetivo a inutilizar. Una patrulla de dos individuos se adelantaría al grupo principal y con total sigilo exploraría la cabeza de playa y el sitio a emboscar. Vale aclarar que de antemano el grupo dispone de información de inteligencia, que les permite reconocer y darle prioridad a los posibles obstáculos para el perfecto desenvolvimiento de la misión. 

Después de que los individuos de exploración aseguran la cabeza de playa, estos indican a los otros miembros de la misión para que avancen hasta donde están ellos. La unidad completa toma por asalto el objetivo, el cual podría ser un campamento guerrillero o un laboratorio para procesar droga, y con la mayor agilidad destruyen el lugar y dejan fuera de combate a sus ocupantes. Luego, amparados por la noche regresan a un punto predeterminado donde son recogidos por un helicóptero o un barco y, finalmente, llevados a su base. La coordinación perfecta entre los efectivos del COPEMI garantiza el éxito de la misión. 

El Comando de Operaciones Especiales Generalísimo Francisco de Miranda ha participado en las Operaciones Combinadas Unitas, en la cual ha desplegado una intensa actividad con sus homólogos estadounidenses, (Navy SEAL), además de maniobras conjuntas con fuerzas navales de Francia, Holanda, Trinidad y Tobago, Guyana, Jamaica, Surinam, Barbados y otros países. Debido al buen nivel de los comandos puede considerarse entre los mejores del continente. 

Las numerosas capacidades desarrolladas por el COPEMI permiten que el comando superior este seguro que tiene un cuerpo élite listo para ser designado tanto en misiones de guerra o de paz, ya sea en Venezuela o en países hispanoamericanos. 

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados.